Buscar por:

Calculadora de intereses de demora

El interés de demora es una cantidad de dinero que debe ser abonada para efectuar el pago de una deuda o de una cuota. Calcular los intereses de demora implica ponerse al día en cuanto a las obligaciones que una entidad debe cumplir en un periodo de tiempo previamente pactado con el acreedor. Así, el interés legal del dinero es un factor clave que interviene en esta indemnización. Se trata de un porcentaje que actúa como un recargo por incumplir un acuerdo.

Para proceder al cálculo de los intereses de demora se tienen en cuenta los costes con respecto al pago del interés y esto afecta de forma directa a un préstamo, ya que lo que hace es sumar más cantidad de dinero a pagar periódicamente. Por ello, en función del tiempo establecido, bien a corto plazo o bien a largo plazo así como el tipo de interés, la cuantía resultante de los intereses de demora será mayor o menor.

Cómo funciona esta calculadora de intereses de demora

A continuación descubrimos cómo funciona esta herramienta online para calcular los intereses de demora y saber en pocos minutos cuáles son los intereses pendientes en su conjunto y controlar las cantidades de dinero que se han ido atrasando a lo largo de los pagos. ¡Toma nota!

Cómo interpretar el cálculo de los intereses de demora

Lo primero que debemos tener en cuenta para interpretar los intereses de demora es que estos pueden cambiar dependiendo del banco. Es decir, cada banco y por tanto cada tipo de préstamo tiene unas condiciones completamente diferentes. Sus pagos, el porcentaje de interés, el tiempo. Todo cambia según la entidad y esto se debe contemplar a la hora de barajar diferentes opciones.

Esto quiere decir que para calcular los intereses de demora es determinante lo que conocemos como interés legal del dinero, que también varía en función de cada entidad bancaria, ateniéndonos tanto a los daños como a los perjuicios.


Además de lo comentado, es posible que junto con el interés de demora que debamos asumir, intervengan los costes vinculados por ejemplo con el asesoramiento financiero, lo cual también es determinante en función del banco al que hayamos recurrido. No obstante, en la actualidad los plazos de entrega de una factura han sido acortados, lo que quiere decir que las empresas tienen hasta un total de 60 días para saldar su deudas correspondientes. También es cierto que los intereses de demora variarán en función del Banco Central Europeo o del Ministerio de Economía.

Ahora bien, en el momento en el que el deudor no haya respondido mediante el abono de la deuda, entonces el acreedor tendrá plenas libertades para exigir los intereses de demora.

La fórmula con la que podrás calcular los intereses de demora

El cálculo de los intereses de demora puede extraerse mediante una fórmula paso a paso. En esta fórmula, necesitaremos la cuantía de la deuda que se debe, el tiempo de retraso y el número de días del año, teniendo en cuenta el tipo de interés de demora establecido. Esta es la fórmula completa para calcular los intereses de demora:

Aplicando esta sencilla fórmula, podrás ponerte al día en cuanto a los intereses de demora que tengas pendientes.

El ejemplo que necesitas para calcular paso a paso los intereses de demora

Partiendo de la base de la fórmula anterior, los intereses de demora se pueden calcular de forma manual, para de este modo, proceder a solicitar al deudor el abono de los costes y con ello la reclamación de la deuda.

Este es el caso ficticio que nos ayudará a comprender cómo calcular los intereses de demora: 

Los intereses de demora de la empresa serán de 10,23€, en base al tipo de interés de demora del año 2019.

¿Están amparados los intereses de demora por la Ley?

Sí, en concreto es la Ley de Morosidad la que respalda a las empresas para asegurarse que reciben el importe correspondiente a sus costes. Es decir, es esta ley la que determina cómo se calculan los intereses de demora en cuanto a cantidad y tiempo. El objetivo es que todas las deudas sean determinadas en cuanto a cuándo vencen y cuándo son exigibles, de forma que todas las partes cumplan con sus obligaciones.

¿Son lo mismo los intereses de demora que los intereses judiciales?

Los intereses de demora o los intereses moratorios no son lo mismo que los intereses judiciales o procesales. ¿Por qué? Porque ambos son reclamados de forma diferente. Esto quiere decir que mientras que los intereses de demora deben solicitarse expresamente en el juzgado y bajo una demanda, los intereses judiciales son contemplados en una Sentencia. Esto quiere decir que mientras estén amparados en una Sentencia, será obligatorio abonarlos de forma automática.

Última actualización del portal: 30/10/2020