Buscar por:

Si estás pensando en invertir entonces necesitas conocer el concepto de payback. Este término de origen inglés hace referencia al criterio clave de todas las inversiones: ¿cuánto tiempo nos va a costar recuperar la inversión realizada? Esto es lo que evalúa el payback, el plazo de recuperación de una inversión (PRI).


Al calcular el payback de una inversión podemos saber cuántos periodos de tiempo necesitamos para recuperar el capital inicial que hemos invertido. Normalmente, este plazo de retorno del capital invertido se mide en años, por lo que es una métrica fundamental que debemos conocer antes de decidir apostar por una inversión o no.

¿Es posible calcular el payback?

El payback podemos calcularlo a mano mediante una fórmula o bien podemos recurrir a una calculadora que nos permita calcular el payback de forma automática.

Si optamos por hacerlo manualmente tendremos que dividir la inversión inicial (I0) entre el valor de los flujos de caja (F), por lo que necesitaremos la siguiente fórmula:

  • Payback = I0 / F

¿El payback es infalible?

Pese a que el payback pueda parecer la herramienta perfecta para conocer el tiempo de recuperación de una inversión mediante el capital que queremos invertir y los flujos de caja, la realidad es que existen algunos inconvenientes que debemos tener en cuenta antes de calcular el payback:

  • Las ganancias o las pérdidas posteriores al plazo de recuperación no están incluidas
  • Los cambios en el poder adquisitivo o la inflación que se puedan producir durante este periodo tampoco están considerados dentro de estos cambios.

Tipos de Payback que se suelen producir

Como hemos podido comprobar, el payback no es exacto, por lo que existen dos posibles situaciones a la hora de valorar el periodo de retorno de una inversión:

  • El payback con flujos de caja fijos: en este caso los flujos de caja anuales son iguales cada año.
  • El payback con flujos de caja variables: a diferencia del caso anterior, los flujos de caja no se mantienen estables año a año y van cambiando, por lo que es probable que tardemos un poco más en recuperar la inversión que si los flujos de caja son constantes.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SiNo

Artículos relacionados

  • Flujo de caja

    ¿Sabías que con el flujo de efectivo podemos conocer la solvencia de una empresa? Descubre en qué consiste el flujo de caja o cash flow y cómo interpretarlo.

  • Liquidez

    ¿Sabías que los activos pueden tener distinta liquidez? Conoce en qué consiste la liquidez, si se puede saber lo líquido que es un activo y su clasificación.

  • Inflación

    La inflación afecta tanto a los precios como al poder adquisitivo. Descubre cómo funciona la inflación, que causas y efectos tiene y cómo medir la inflación.

  • Inversión inicial

    ¿Sabías que la inversión inicial es la base de cualquier proyecto? Conoce en qué consiste la inversión inicial, para qué se utiliza y cómo hay que definirla.

  • Rendimiento

    ¿No sabes lo que es el rendimiento? Descubre en qué consiste el rendimiento en términos económicos y si es posible calcular este tipo de rendimiento.

  • Valor acumulado

    ¿Sabías que el valor acumulado está presente en muchas operaciones como las inversiones? Descubre en qué consiste el valor acumulado y si se puede calcular.

  •  

    AMAT ORIOL. Análisis de Estados Financieros. 8ª Edición. Barcelona: Ediciones Gestión 2000, 2008. ISBN 978-84-96612-96-9

    Última actualización del portal: 25/02/2020